Se lo venía investigando. La droga le fue secuestrada en julio de 2019 en esa localidad, cuando la policía interceptó el vehículo en que circulaba junto a otras dos personas. La sentencia fue dictada en el Tribunal en lo Criminal nº 1 Departamental.

 

En un fallo dictado el pasado mes de diciembre en el marco de un juicio abreviado, un vecino de Mar de Ajó fue condenado al ser hallado responsable de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”.

La sentencia la dictó el Dr. Christian Rabaia actuando como Juez unipersonal del Tribunal en lo Criminal n° 1 de Dolores, habiendo sido el juicio consensuado por la Fiscal de Villa Gesell Dra. Verónica Zamboni y por el Defensor Particular Dr. Walter Saladino Bailo, con ratificación expresa del encartado.

El Juez tras el análisis del caso consideró legal y plenamente probado que el 1º de julio de 201, en circunstancias que Juan Ignacio Escudero se movilizaba junto a otras dos personas en un Citroën C3 por Mar de Ajó, tenía en el piso de la parte de atrás del conductor una bolsa conteniendo un ladrillo y cinco envoltorios de marihuana, con un peso total de 877 gramos, droga que fue incautada al igual que un teléfono celular y dinero en efectivo.

La policía venia investigando a ese individuo dado que existían sospechas fundadas que se dedicaba en su domicilio a la venta de droga al menudeo, a partir de haberse advertido maniobras típicas y compatibles con esa actividad ilícita.

Precisamente unos meses antes al pasar un efectivo policial de civil frente a una vivienda de la calle Rico había advertido movimientos de pasamanos, motivo por el cual detuvo su marcha a unos cien metros aproximadamente de esa casa, lugar desde donde pudo corroborar sus sospechas.

A partir de ello se iniciaron tareas de inteligencia que permitieron verificar la llegada a dicho domicilio de distintas personas, tanto en motos como en autos y cuyos movimientos y tiempo de permanencia, permitieron corroborar junto a  imágenes obtenidas las sospechas que tenían los investigadores sobre la actividad ilícita.

Funcionarios policiales de Mar de Ajó observaron en horas de la noche del 1º de julio de 2019 a un Citroën C3 negro estacionado pero con el motor en marcha, rodado que al observar las balizas encendidas del móvil policial emprendió la marcha, circunstancia que llevó a que los policías se pusieran a la par y le hicieran señas para que se detuvieran, lo que no sucedió, iniciándose su persecución hasta que se logró interceptarlo. Luego de la identificación de los ocupantes, los efectivos con la presencia de un testigo civil procedieron a requisar el vehículo y a la incautación  de la droga, dinero y teléfonos celulares.

Durante un allanamiento efectuado en casa del imputado se encontraron recortes de nylon, una balanza digital y teléfonos celulares, también en una de las habitaciones una bolsa con 1,7 gramos de marihuana.

El procesado sostuvo que la droga incautada era para consumo personal, que la compraba de esa forma porque era muy caro comprarla en fracciones pequeñas, afirmando que nunca había vendido.

Sin perjuicio de esto, para el Juez esos dichos no lograban refutar las circunstancias objetivas del hallazgo de las sustancias estupefacientes en el interior del automóvil Citroën, precisamente en el lugar donde él procesado se hallaba sentado. Por otra parte consideró que se lo venía investigado por funcionarios policiales de la Subdelegación Distrital de Investigaciones en Función Judicial de La Costa, precisamente por comercialización de estupefacientes.

Por ello el Dr. Rabaia resolvió condenar a Juan Ignacio Escudero, de 24 años de edad, nacido y con domicilio en Mar de Ajó, como autor penalmente responsable del delito de “Tenencia ilegal de estupefacientes con fines de comercialización”, y a quien impuso “Cuatro años de prisión”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *