Edificio Tribunal

Los hechos ocurrieron en septiembre de 2015 en esa localidad, no pudiéndose acreditar en el juicio la “privación de la libertad” endilgada por el fiscal.

 

 

El Dr. Emiliano Lazzari, Juez del Juzgado Correccional nº 2 Departamental, condenó recientemente a un joven vecino de Castelli hallado responsable del delito de “lesiones gravadas”, hecho perpetrado en esa localidad en 2015.

El procesado llegó a juicio oral imputado de los delitos de “privación ilegítima de la libertad calificada y lesiones leves calificadas”, ya que según la acusación fiscal desde la noche del 5 de septiembre del mencionado año y hasta horas del mediodía del día siguiente, un hombre había proferido insultos y propinado todo tipo de golpes de puño a su pareja en el cuerpo, causándoles hematomas y politraumatismos, endilgándole en el alegato final “Privación Ilegítima de la Libertad y Lesiones Leves agravadas”, considerando que la víctima era persona con la que “había mantenido una relación de pareja, por ser a una mujer y por mediar violencia de género”.

Según la denunció la mujer el imputado le había propinado primero cachetadas, luego enfurecido la había golpeado, la había tomado del pelo, tirado al piso y pateado en todo el cuerpo.

Estas lesiones fueron certificadas por el médico que la atendió, mientras que el Médico legista indicó el carácter leve de las mismas.

Los policía que arribaron al lugar de los hechos hablaron de una “situación de conflicto familiar”, precisando haber apreciado que la mujer tenía la cara roja producto de haber llorado y una remera puesta que estaba rota, indicando también los efectivos, que desde el interior de la vivienda se escuchaba una voz a gritos que decía “zorra me rompiste la heladera”, circunstancia que según el Juez evidenciaba la situación conflictiva que se registraba.

El imputado reconoció esa situación, aunque para el Magistrado lo hizo con una versión exculpatoria que intentaba mejorar su posición procesal ya que ninguna prueba avalaba sus dichos.

El procesado sostuvo que no le había pegado, que se había tratado de una discusión de pareja, que ella había roto la heladera, afirmaciones que para el Juez chocaban directamente con la situación de angustia, aflicción, pedido de auxilio y rotura en la remera en la víctima, que había sido advertida por vecinos y los efectivos policiales al arribar al lugar, a lo que se agregaba las lesiones advertidas por los facultativos.

En cuanto al delito calificado como “Privación Ilegítima de la Libertad calificada”, el Juez consideró como constancias contradictorias las incorporadas al juicio, por las imprecisiones o dudas que generaban, entendiendo por ello que no se había podido acreditar el ilícito endilgado.

Finalmente resolvió condenar a Y.D.M. como autor responsable del delito de “Lesiones Leves Agravadas”, imponiéndole una pena de “Ocho meses de prisión de ejecución condicional”, como también una serie de condiciones, entre ellas la prohibición de mantener contacto conflictivo con la víctima, personalmente o por cualquier medio electrónico, red social, etc.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *