Edificio Tribunales

Los hechos ocurrieron en un comercio de Maipú en 2014, habiéndose sustanciado un juicio abreviado en el Juzgado Correccional nº 3 Departamental, donde se dictó la sentencia.

 

 

Un septuagenario comerciante fue condenado en el marco de un juicio abreviado sustanciado en el Juzgado Correccional nº 3, por un hecho ocurrido en un local de ropa en Maipú y cuya víctima fuera una empleada.

Según consignó la Dra. Analía Pepi en el veredicto, en horas de la tarde del 1º de marzo de 2014 en el interior de un comercio de venta de ropa denominado “La Dulce”, en la localidad de Maipú, un sujeto adulto besó por la fuerza en los labios, en el cuello y toqueteó a su empleada, pretendiendo además contra su voluntad que se bajara los pantalones, amenazándola con que iba a perder su trabajo si no lo hacía.

La mujer al formular la denuncia manifestó que había comenzado a trabajar en ese local hacía muy poco, que al llegar ese día el hombre la había hecho pasar a la parte de atrás del comercio lugar donde había puesto un colchón y una almohada, y que fue allí donde luego sucedieron los hechos. Que al regresar a trabajar un lunes ese individuo le comenzó a decir si “había pensado bien lo que iba a hacer” porque podía perder el trabajo, que volviera a la tarde y que no le dijera a nadie. Señaló también haber realizado una grabación con su teléfono celular a partir del momento en que esa persona la llamaba para que fuera hacia atrás del local, en la que constaba toda la conversación que habían mantenido en esas circunstancias, y cuya desgravación luego fue incorporada a la causa. Precisó también la denunciante haberle contado a un familiar lo sucedido, quien le había dicho que esa persona ya tenía denuncias por hechos parecidos.

Para la Juez de las circunstancias de modo, tiempo y lugar que surgían del contenido de la denuncia, “resulta contundente, clara, precisa, veraz y conteste con todo lo actuado…”, no surgiendo razones para que se apartara del contenido de la requisitoria fiscal y el acuerdo de partes. Por ello resolvió condenar a Abel José Cabello, de 78 años de edad, comerciante, natural de Navarro (Bs. As,) y con domicilio en Maipú, como autor del delito de “Abuso Sexual Simple”, imponiéndole la pena de “Un año de prisión de ejecución condicional” atento ello a lo solicitado en el acuerdo de juicio abreviado, por su primariedad delictual, y por la inconveniencia de aplicar efectivamente medidas de la privación de la libertad.

Deja un comentario