Edificio Tribunal

El hecho juzgado ocurrió en Mar de Ajó en enero de 2016. El fallo fue dictado en el Tribunal en lo Criminal nº 2 Departamental en el marco de un juicio abreviado, decidiéndose al propio tiempo comunicar a la División Asuntos Internos de la Bonaerense la resolución dictada.

 

La Dra. Ana Lía Avalos, actuando como Juez unipersonal del Tribunal en lo Criminal nº 2 Departamental, condenó a un policía juzgado por provocar lesiones graves a su pareja mediando violencia de género, hecho perpetrado en Mar de Ajó.

El juicio fue consensuado por la Fiscal interviniente y los abogados particulares del procesado, mediando acuerdo expreso de éste en cuanto al trámite, la calificación y el estimado de la pena.

Según surge del veredicto, en  las primeras horas de la mañana del 31 de enero de 2016 en la localidad de Mar de Ajo, el imputado tras discutir con quien mantenía una relación de pareja y descender ésta del Volkswagen Gol en que ambos circulaban, la tomó fuertemente de sus brazos, la sacudió y le aplicó golpes de puño en su rostro, causándole lesiones en el mismo, traumatismo de cráneo, pérdida de una pieza dentaria, y hematoma en hombro izquierdo.

La mujer al efectuar la denuncia en la Comisaría de la Mujer y Familia La Costa, dijo que anteriormente habían existido agresiones físicas y verbales, que ese día ambos subieron al auto y que él le decía que la llevaría “a un lugar para que se divirtieran, que tenia un par de amigos”, decidiendo ella bajarse del rodado, momento en que aquél le había propinado un golpe de puño cerrado en la cara, por lo que había comenzado a pedir ayuda a gritos. Que en esas circunstancias y mientras la volvía a golpear una persona que había bajado de un colectivo se había acercado y le había permitido ingresar en un domicilio.

Posteriormente la víctima amplió su declaración y dijo, que había comenzado a recibir llamados del agresor, preguntando precisamente en uno de ellos si lo había denunciado, resaltando que más tarde había comprobado que aquél había sacado de la casa todas sus pertenencias, incluso una suma de dinero.

De su parte la persona que tras bajar de un micro había observado forcejeos entre una pareja, dijo haber visto cuando frenaba un automóvil y bajaban dos varones, los que comenzaron a discutir con el masculino intentando ayudar a la mujer. Que uno de ellos llamó al 911 mientras la víctima buscaba refugio en su casa (de la testigo), no permitiéndole ella salir al verla golpeada y tener miedo que algo le pasara.

A la llegada de la policía la encontraron sentada en el patio de una casa, y a un masculino al lado de un vehículo Volkswagen Gol, quien se presentó como el Capitán Juan Rivarola, manifestando sobre lo ocurrido que sólo se trataba de una discusión con la mujer. Sin embargo esta manifestó haber sido golpeada por el hombre, lo identificó, y dijo de su intención de denunciarlo.

Una hija contó haber visto a su madre a la llegada a la casa, toda lastimada, con moretones por todo el cuerpo y la cara, faltándole parte de la dentadura.

A través de distintos testimonios la Juez consideró acreditada la relación de pareja, de cierta actitud posesiva y de celos en el varón, y de la consecuente necesidad y decisión en la mujer de tomar distancia de aquél.

Por todo ello la Dra. Avalos resolvió condenar a Juan Ismael Rivarola, de 58 años de edad, empleado policial, nacido en Gral. Lavalle y domiciliado en Santa Teresita, como autor responsable del delito de “Lesiones graves doblemente agravadas por la relación de pareja con la víctima y por mediar violencia de género”, imponiéndole la pena de “Tres años de prisión”, decidiendo asimismo comunica a la División Asuntos Internos de la Policía Bonaerense la resolución dictada.

Deja un comentario