En un fallo dictado a principios de mes en el Juzgado en lo Correccional nº 2 Departamental, se condenó a un individuo que provocó un accidente con heridos en la Ruta 74 cuando conducía bajo los efectos del alcohol.

El Juicio de trámite abreviado fue consensuado con acuerdo expreso del imputado, por su Defensor Particular Dr. Roberto Salvarezza y por el Fiscal Dr. Gustavo García, siendo admitido por el Juzgado al considerarlo encuadrado en la ley.

El Juez al analizar el caso consideró tener legal y plenamente probado, que en horas de la noche del 2 de septiembre de 2018, el conductor de una camioneta Toyota Hilux, que circulaba a la altura del kilómetro 11de la ruta provincial 74 en dirección a Gral. Madariaga, colisionó por alcance a un Peugeot 207 compact que lo hacía en el mismo sentido, produciendo el hecho lesiones a sus dos ocupantes.

Al acudir los servicios de emergencia asistieron a las tres personas involucradas en el accidente, siendo el conductor de la Toyota trasladado al Hospital de Pinamar y los del Peugeot al de Gral. Madariaga.

El conductor del auto en su testimonio señaló que iba conduciendo cuando había sentido un golpe en la parte trasera de su vehículo, razón por la cual había perdido el control, resaltando que su auto había quedado finalmente detenido sobre el asfalto pero a unos 300 metros de la camioneta que los había embestido.

El imputado en su declaración alegó venir conduciendo entre 90 o 95 km. por hora, y que a la altura de donde ocurrió el accidente se había sorprendido con un auto adelante, que dijo no se observaba que tuviera luces, a raíz de lo cual había realizado una maniobra de esquive que no pudo concretar totalmente porque venía un auto y tuvo que regresar a su carril.

El examen pericial realizado al conductor de la camioneta determinó que circulaba bajo la influencia del alcohol, calificándose esa circunstancia como “altamente peligrosa la conducción vehicular por parte de una persona que registró 1.94 g/1 de alcohol en sangre”.

El Juez al resolver señaló, que la versión de los hechos ofrecida por el imputado no encontraba respaldo en ninguna de las pruebas colectadas, las que por su parte si permitían tener por acreditada la materialidad delictiva y la responsabilidad penal del procesado, resaltando particularmente que este conducía su camioneta bajo los efectos de consumo de alcohol (1,94 1/g) y que esto produce conductas imprevisibles, agitación psicomotriz, perturbaciones psicosensoriales, vista doble y actitud titubeante, “todo lo cual determina una conducción vehicular altamente peligrosa”.

Por ello el titular del Juzgado resolvió condenar a Ramiro Ferreras, de 26 años de edad y con domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como autor del delito de “Lesiones culposas”, y a quien impuso “Dos años de prisión de ejecución condicional”, e inhabilitación especial por dos años para conducir vehículo automotor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *