Edificio TRibunales

Los hechos ocurrieron en febrero de 2012 en Mar del Tuyú, cuando el imputado se hallaba afectado al Operativo Sol y la víctima realizaba trabajo de temporada. La sentencia se dictó en el marco de un juicio abreviado realizado en el Tribunal en lo Criminal nº 1 Departamental.

En el marco de un juicio abreviado realizado en el Tribunal en lo Criminal nº 1 Departamental, el Dr. Carlos Colombo actuando como Juez unipersonal del mismo condenó a un Agente del Servicio Penitenciario provincial juzgado por Privación de la libertad, vejaciones y Robo agravado en tentativa.

El acuerdo de juicio abreviado había sido consensuado por el Fiscal Dr. Juan Manuel Dávila y el Defensor Oficial Dr. Rolando Brown, éste con ratificación expresa del procesado.

El Dr. Colombo consideró tener legal y plenamente probado que alrededor de las 6,30 hs. del 26 de febrero de 2012, un individuo que era funcionario del Servicio Penitenciario Bonaerense interceptó a una persona que circulaba por una calle de la localidad de Mar de Tuyú, a quien luego de identificarse como policía obligó a quitarse las zapatillas, le propinó varios golpes de puño en el pecho, para seguidamente tomarlo del brazo e inmovilizarlo contra el capot de un automóvil estacionado en el lugar, todo ello sin que el sujeto pasivo opusiera resistencia.

En esas mismas circunstancias se hizo presente una patrulla municipal, momento en que el penitenciario aprovechando la situación de indefensión del vecino que tenía sujetado, se apoderó de los bolsillos de su pantalón una suma aproximada de quinientos cincuenta pesos y un dólar estadounidense.

La víctima al formular la denuncia indicó que estaba trabajando temporariamente en esa localidad, que cuando circulaba caminando hacia su domicilio temporario había sido interceptado por una persona que decía ser policía, quien luego de sacarle las zapatillas lo había reducido con distintas tomas, le había introducido las manos en los bolsillos y sustraído 500 pesos, un dólar arrugado que tenía de cábala, y un celular. Que en esas circunstancias mientras ese sujeto lo tenía sobre el capot de un auto estacionado,  había logrado zafar y pedir ayuda a un vehículo que se acercaba, del que descendieron dos personas que se identificaron como personal municipal, a quienes el sujeto que decía ser policía comenzó a decirles que ellos “no eran nadie”, que minutos después habían llegado policías a quienes trató de igual manera, manifestándoles que estaba “haciendo el trabajo que ellos no hacían”.

Los empleados municipales dijeron que el sujeto que retenía al otro se negó a identificarse, que lo estaba golpeando en la nuca y en el pecho, haber visto el momento cuando le sacaba al hombre sujetado un manojo de billetes todos arrugados de sus bolsillos.

De su parte los policías dijeron que si bien en un primer momento ese individuo no se había identificado, luego había dicho que era Penitenciario, y que ya en la seccional al ser registrado se le había secuestrado un poco más de 500 pesos y un billete de un dólar deteriorado. Precisaron que en su poder había dos celulares, pero que la víctima no había reconocido a ninguno como suyo.

Por ello el Dr. Colombo resolvió condenar a Jonatán Maximiliano Paz, de 30 años de edad, agente del Servicio Penitenciario Bonaerense, nacido en La Matanza y con domicilio en Isidro Casanova, como autor de los delitos de “Privación abusiva de la libertad y vejaciones y robo agravado por la calidad del autor en grado de tentativa, en concurso real entre sí”, imponiéndole  la pena de “Un año de prisión en suspenso, e Inhabilitación especial para ser funcionario público por el término de dos años”.

1 Comment

  1. Las condenas son deplorables. Te golpean, te humillan, te roban. Humilla a la propia policía, es un funcionario que depende del ministerio de seguridad y le dan una condena ridícula y en suspenso y encima una estúpida inhabilitación por dos años. Ese tipo es un peligro, un delincuente peor que cualquier delincuente común.-

Deja un comentario