En el marco de un juicio oral realizado en el Tribunal Oral en lo Criminal nº 1 Departamental, los jueces Dres. Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lazzari (de primero voto) condenaron a un sexagenario vecino de Las Toninas juzgado por haber abusado de su nieta.

El Dr. Lazzari luego de analizar testimonios y pruebas incorporadas al juicio indicó haber formado convicción, que en reiteradas oportunidades desde los tres a los nueve años de edad -entre un 2012 a 2018- una menor había sido abusada sexualmente por su abuelo, quien la amenazaba diciéndole que si contaba lo que sucedía la mataría.

El Juez evaluó distintas evidencias, particularmente la declaración de la menor, quien señaló que su abuelo la abusaba desde los seis años, brindó detalles de cómo ello había sucedido, en qué lugares y de qué forma, y dijo que todo había comenzado con manoseos pero que luego había llegado a tocamientos internos, e indicó que le mostraba páginas porno en su teléfono celular. Señaló que siempre la amenazaba con matar a la familia, que algunas veces le compraba cosas para que no contará lo que ocurría, Asimismo relató en qué forma la directora de la escuela se había enterado de lo que estaba pasando, y dijo que había sido esta la persona que hizo la denuncia.

La progenitora de la menor dijo que no había entendido nada cuando la policía había llegado a su casa a buscar documentos, momento que su hija llorando le había contado que el abuelo la había violado, señalando que ella nunca había sospechado nada, que luego de escucharla había entendido porque muchas veces regresaba enojada y otras con enormes bolsas de caramelos.

La Pericia psicológica en la víctima, realizada por una integrante del Cuerpo Técnico Auxiliar del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, señaló que no se advertía indicadores de construcción imaginaria, que de alguna manera la menor quería borrar lo que le había ocurrido en su infancia.

El imputado al declarar durante el juicio dijo que todo era una mentira, que jamás había tocado una criatura y menos a su nieta, que era inocente.

Para el juez los hechos existieron y el imputado había sido autor de los mismos según surgía de la principal prueba que lo incriminaba, el testimonio de la menor, que según el fallo pudo recordar cuestiones “muy puntuales de cuando era niña y dar con un relato firme, contundente, con explicaciones de cómo, cuándo y dónde su abuelo le propició dichos actos”.

También con el testimonio de la madre, que dijo que luego de enterarse pudo entender porque su hija luego de estar con el abuelo volvía con conocidas y/o premios y que pese a ello no estaba contenta. También que había podido observar consecuencias posteriores claras en la joven, producto de los eventos sufridos.

La hipótesis introducida por el imputado y su defensor, en cuanto que mediaba en la denuncia la existencia de un conflicto patrimonial, para el Magistrado no tenía anclaje en alguna prueba como para desvirtuar la hipótesis del fiscal y principalmente el testimonio directo dado por la niña.

Por todo ello los Dres. Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lazzari, por unanimidad resolvieron condenar a este sexagenario con domicilio en Las Toninas, actualmente bajo arresto domiciliario con control de monitoreo electrónico, como autor penalmente responsable del delito de “Abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser cometido por el ascendiente”, imponiéndole una pena de “Once años de efectivo cumplimiento”.

 

Nota: como lo determina la ley se omiten detalles que permitan identificar a la víctima.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *