Cicloturismo

Esto fue lo que le llevó a Lorenzo Daniel Segura para el día de su cumpleaños poder cumplir con el objetivo trazado en otra aventura de ciclo turismo. Recorrer 400 kilómetros en bicicleta.

Cicloturismo2

El propio protagonista contaba que esto comenzó cuando tenía 48 años, lo que marca que cuando uno quiere puede. Y qué más allá de lo personal también es un desafío que invita a imitar y saber que no hay tiempo para querer hacer lo que uno siente.

“Todo comenzó con buscar un lugar, pensar en llegar de manera saludable a los 50 años. Y eso que fue pensado de esa manera se convirtió hoy en una forma de vivir. Lo primero fue poder hacer un viaje Uruguay y después de eso vinieron desafíos quizás impensados pero que tenían que ver con este comienzo. Entre esos desafíos llego poder hacer el camino de los 7 Lagos. Hacer gran parte del Norte argentino todo en bicicleta y que cuando se iban sumando desafíos siempre surgirán motivaciones nuevas, en el caso de hacer Misiones ya que para muchos era un desafío extremo y tras eso todo ya parecía poco y se dio lo del cruce a Los Andes”.

Ya nada es imposible y siempre surgen nuevos objetivos y es por eso que a poco de llegar los 53 años quería cumplir con el sueño de hacer 400 kilómetros partiendo de la ciudad capital de la provincia, La Plata; haciendo una primera etapa que tuvo como base la laguna de Chascomús y una segunda etapa en el segundo día de este periplo hasta Dolores y de acá acompañado por amigos -hasta General Guido- Las Armas en la tercera etapa y descanso en esa localidad del partido Maipú para emprender el recorrido final de los últimos 100 kilómetros para desembarcar como punto de cierre frente al mar y en su día de su cumpleaños.

¿No paras? ¿Cómo fue el recorrido?

Fue proponerme y hacerlo demostrando que a los 53 años a punto de cumplirse cómo se ha dado hoy puedo demostrar que todavía puedo seguir haciendo cosas.

Salí el día domingo de La Plata acompañado por un amigo que conocí en Mendoza y de ahí fui alcanzado por San Borombon por unos chicos de Chascomús hasta llegar a la Laguna y ya el día lunes en el segundo día me acompaño mi hermana y llegando al Salado vino Andrés Di Franco de Dolores que me acompañó en el tramo final y ya en Sevigne agregó José Gutiérrez y Fernando Roteño para hacer la segunda etapa que era Chascomús Dolores. Unos 200 kilómetros. Y en la tercera etapa el día martes que era unir nuestra ciudad con Las Armas hasta General Guido me acompañaron unos amigos.

Hasta la ciudad de General Guido fui acompañado por Lorena Sabatela, Christian Barragán y David Lazarte y ellos ahí se volvieron y se continúo hasta Las Armas donde arme campamento. Llevaba 300 kilómetros, quedaba un solo día y me quedé en la noche en carpa y a la madrugada vino a buscarme un amigo de Batán, Walter Otiniano qué fue parte del recorrido final para entrar a Mar del Plata y hacer una foto frente al mar como cierre de estos 400 kilómetros en mi cumpleaños 53. Fue recorrer los últimos 100 kilómetros sabiendo que el desafío ya estaba cumplido.

¿En esto más allá del desafío deportivo y demás está el saber que si uno quiere uno puede?

Yo soy ejemplo eso de saber que se puede, de que no hay edad ni tiempo para hacer las cosas sólo proponérselo y es por eso, que bueno como te decía por salud, por verme mucho mejor se dio esto de la bicicleta. Todo comenzó con recorridos más pequeño y de a poco fui sumando kilómetros y desafíos.

Lo que tiene que ver directamente con lo mío fue Por proponerme esto y cumplirlo, pero como decía cuando uno quiere puede lograr cosas, cambiar cosas y desde ahí que se dio esto y yo ya hice de esto   una pasión que no para.

¿Cómo fue el comienzo?

El comienzo fue por Uruguay los recientes de Mendoza y en el medio el Norte Argentino, Misiones y otros recorridos como el Camino de los Siete Lagos por el sur y distintos desafíos para seguir en esto que te atrapa y es por eso que también uno en todo esto trata de sumar y de proponer distintas posibilidades para otros.   Lo del ciclo turismo a nivel local en distintos días del a semana   aquí en Dolores.

Ezequiel Suárez

Deja un comentario