Charlamos con el joven cantor dolorense de sus gustos musicales, del CD gravado y de los objetivos futuros.

 

 

Con apenas 16 años Brian Simaldoni lleva la mitad de su vida dedicada al canto y la payada, ha publicado CD y video y todos los días avanza y se capacita. Mientras tanto, estudia en la Escuela Normal de nuestra ciudad, concurre habitualmente al Taller de Payadores, y dedica el tiempo que puede a su música.

Charlamos recientemente con el joven dolorense y le preguntamos cuándo había nacido su pasión por la música de estos pagos. Nos decía: “Viene desde chiquito, siempre mamé lo que es el folklore en todo sentido. Mi abuelo siempre tuvo caballos, iba a las jineteadas, y la música que escuchaba era la folclórica. Escuchaba chacareras, chamames, y lo que más ponía era Carlos Ramón Fernández, desde que era muy chiquito. Fue ahí que me empezó a gustar y comencé después de los 8 años más o menos, de la mano de Roberto Parodi, un payador dolorense que falleció hace poco, y de Daniel Monroy. Ahí empecé a escribir algo, a veces me ayudaba mi abuela, Roberto, que me ayudo un montón. Después conocí a Daniel y a los 11 años cante en la inauguración del Hipódromo con Carlos Ramón Fernández. Y ya empecé a improvisar un poco, me fui más para el lado de la payada más, y del canto, las dos cosas.

  • ¿Recuerdas el momento en que te animaste a improvisar?

Si, pasa que yo me hacia la idea, la estructura de la décima en la cabeza cuando era más chiquito, iba como rimando despacio. Después me iba acordando y va saliendo. Fue buenísimo, porque al mismo tiempo uno va aprendiendo. Soy muy haragán para leer (risas), pero escucho y presto muchísima atención cuando me dan información, y la incorporo. No me gusta leer pero me gusta aprender.

  • ¿En estos años que llevas con lo tuyo has ganado gente que te aliente y te siga?

Gracias a Dios sí, he ganado el cariño de la gente, y seguramente algunos no cariños, porque no se les puede caer bien a todos (risas). Pero gracias a Dios tengo gente que me ha ayudado un montón. Otra que me ha puesto alguna piedrita en el camino pero la pude esquivar, gracias a Dios y a la ayuda de mi familia. Este camino de cantante y payador es hermoso, es algo difícil pero sano y muy lindo.

  • ¿Qué significa publicar, que aparezca un tema tuyo, un video?

No hay nada más lindo. Como cuando grabé el primer CD era pandemia, estaba enloquecido, quería grabarlos a los abuelos. Le dije a la abuela que iba a vender la Play, me dijo que hiciera lo que quisiera y que le preguntara también a Papá. Le dije y me dijo que bueno. Vendí la Play y grabe el CD, los grabe a ellos también. Grabe 4 o 5 temas míos en ese primer trabajo, los demás eran de otros autores, pero ya era un sueño cumplido. Me faltaba después subirlo a las plataformas y lo hice, cumpliendo otro sueño.

 

  • ¿Qué significa para vos expresarte con el canto y la música?

Es todo. Es donde me refugio y me desahogo. Estoy triste, me pongo a cantar y ya está. Es como mi salida. Es con lo que quiero vivir siempre, cantando.

  • ¿Cómo planeas este 2022?

Este mes tenemos que volver a Buenos Aires, a la semifinal federal en el Teatro Brodway, con la producción. En esos encuentros de a poquito te vas relacionando. Y lo lindo es que hice un montón de amigos. Más allá de que sea una gran competencia donde participan grandes cantores, desde chicos de 6, 7 años, hasta gente de 60 o 70. No hay límite de edad y todos son buenos, no hay quien desafine ni en las vocales. Yo por ahí pego un ladrido (risas). Hice un montón de amigos con quienes nos seguimos comunicando en redes sociales.

  • El trap y ritmos similares tienen cosas en común con la payada, comparten escenario, y además no esquivan la crítica social, ¿Cómo los ves?

Hay prejuicios, al payador a veces no le gusta el trap y al de trap no le gusta el payador, por una cuestión generacional. Los de mi edad lo ven como un viejo al payador, y los viejos como otra cosa a los raperos. Pero pienso que está bueno mezclarlos, porque las dos son arte de improvisación, mas allá de que una nació en Estados Unidos y se aquerencio acá. L-Gante por ejemplo, que se acerca más a la cumbia, también es arte de improvisar y está buenísimo, yo no lo veo mal siempre y cuando sea con respeto, porque a veces se pasan (risas).

  • ¿Cómo va el Taller de Payadores?

Empecé cuando arranque con Roberto Parodi, de muy chiquito, y sigo yendo. Para mí el taller es hermoso, no puedo abandonarlo, siempre vuelvo. Me gusta reírme, compartir con los compañeros. Es hermoso.

  • ¿Tu objetivo próximo?

En este año tenemos que grabar el tercer CD. Se viene un video clip con un tema muy conocido. Y la producción, Guillermo Marino, nos va a avisar lo que haremos en la temporada. No puedo adelantarlo, pero habrá gira, no se el itinerario. Por algún lado andaremos.

  • ¿Dónde la gente puede encontrar tu música?

Me pueden encontrar en Facebook, en Spootify y en YouTube como “Brian Simaldoni”. Lo único que cambia es en Instagram, ahí pueden encontrarme como “Brian_Simaldoni.OK”. Para contrataciones el número es (2245) 40-0737.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *