Luego de la publicación del decreto en el cual el Gobierno estableció las pautas para que los gobernadores restrinjan la circulación ante el avance de casos de coronavirus, desde la provincia de Buenos Aires se comunicaron con los intendentes de General Pueyrredón (Guillermo Montenegro), Pinamar (Martín Yeza), Villa Gesell (Gustavo Barrera), Partido de la Costa (Cristian Cardozo), Miramar (Sebastián Ianantuony) y Mar Chiquita (Jorge Paredi) para analizar posibles nuevas restricciones.

Tras el encuentro, el ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa, aseguró que “el objetivo principal es garantizar la temporada turística” y aclaró que “todavía no vamos a tomar definiciones o medidas puntuales, tenemos que contar con la opinión de todos los intendentes”. Ahora, en la gobernación bonaerense seguirán el diálogo con los intendentes del resto de la provincia para coordinar los pasos a seguir.

“Con los intendentes hablamos sobre la preocupación que tenemos por el empeoramiento de la situación epidemiológica que llevó a que se multiplicarán por cuatro la cantidad de contagios. Todos los indicadores han empeorado, contagios, muertes, los llamados a la línea 148 y la ocupación de Unidades de Terapia Intensiva”, detalló Costa a la salida del encuentro, que se realizó en el museo MAR de Mar del Plata.

En esa línea, dijo que “esto nos lleva a plantear diferentes medidas que tenemos que seguir evaluando, porque ante el anuncio del Gobierno nacional que deja a las provincias las medidas a tomar, estuvimos discutiendo distintas alternativas con los intendentes. El Gobernador va a seguir las reuniones sabiendo que el objetivo principal es garantizar la temporada turística. Hoy no vamos a tomar definiciones o medidas puntuales, tenemos que contar con la opinión de todos los intendentes”.

Acompañado por Costa, Axel Kicillof encabezó la reunión que fue diagramada luego de un llamado del funcionario a Montenegro. Antes del encuentro, desde el gobierno de Kicillof advirtieron “que se está dialogando con todos los intendentes y con la Ciudad para adaptar la ‘recomendación’ del gobierno nacional al sistema de fases que tenemos. A nosotros el sistema de fases nos funcionó, así que la idea es no cambiar esa lógica”.

Infobae constató que esas fases se definirán por “tasa de incidencia”, tal como viene sucediendo hasta hoy.

Por su parte, en Mar del Plata habían planteado que si bien la decisión final será de la Provincia, “nuestra postura sigue siendo que el toque de queda no sirve, sino que es a partir del control, sobre todo en los lugares donde no se cumplen protocolos, como las fiestas clandestinas”.

Desde Gesell advirtieron que la postura de Barrera es plantear que el horario de cierre sea lo más tarde posible para “no afectar a los comerciantes. Trabajamos en una propuesta para que sea a la 1”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *