carta lectores-24-10-2014

En el paisaje urbano de Dolores se observa una nueva especie de pájaro considerada plaga por científicos del INTA, los estorninos, un ave invasora que desde la década de los 80 se encuentra en Argentina de manera incontrolable hasta el momento.

A campo abierto son vistosos sus vuelos en bandadas sus giros al unísono ofrecen un espectáculo único característico de esta especie durante la época invernal.

El estornino pinto o común (Sturnus vulgaris) es un ave originaria de Europa, Asia y Norte de África, en su morfología se destaca un largo pico agudo de color amarillo y sus plumas negras con reflejos brillosos verdes, violáceos, finalizada la etapa de reproducción etapa sus plumas mudan a un color negro con pintas blancas y su pico pasa a tener un color negruzco.

Sus patas son rojizas.

Nidifica en los huecos de los árboles, se ha registrado que también lo hacen en los nidos de los pájaros carpinteros, también anidan en los huecos de las paredes, en los techos de las casas, en los edificios.

Tiene varias técnicas de alimentación como por ejemplo al vuelo, una muy particular, el sondeo, que consiste en utilizar sus potentes músculos mandibulares lo que le permiten abrir su pico cuando se inserta en el suelo buscando alimento Convirtiéndose en un depredador de insectos, lombrices entre otros. Las semillas, frutos también forman parte de su dieta lo que ocasiona grandes pérdidas económicas en el campo.

Su variada alimentación es lo que permite la adaptabilidad a diversas zonas y lo que lo hace más invasor aún.

Como todo ser vivo tiene parásitos que le son propios y pueden ser potenciales enfermedades para otras especies. Sus heces contribuyen a la contaminación en las zonas urbanizadas.

Muy importante es no confundirlos con nuestros tordos renegridos (Molothrus bonariensis).

La introducción biológica del estornino ocasiona un problema ambiental importante porque al no existir su predador natural ,ni ningún control efectivo de esta especie se reproduce sin dificultad y la población de estorninos aumenta cada día .

Cada vez más se extiende por la Provincia de Buenos Aires, hoy los podemos observar en nuestra ciudad.

En el paisaje urbano se los encuentra caminando (no da saltos) en las veredas, en el parque Libres del Sur, en el paseo de la guitarra, en los jardines, en las plazas compitiendo por el alimento con las especies nativas.

La socialización de este problema es un paso importante para el monitoreo y control de esta especie que hasta el momento sigue avanzando siendo una amenaza para el equilibrio ecológico.

Andrea Liliana Andrade – Prof. en Ciencias Naturales

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *