Los dos jóvenes rosarinos acusados de propinar el salvaje ataque contra Matías Montín en el VIP del boliche Ananá, del complejo Normandina de Playa Grande, fueron interceptados y detenidos en el kilómetro 94.500 de la ruta 9 en el marco de un operativo que montó personal del Destacamento Vial Zarate. Iban a bordo de un BMW M2 color blanco.

En el vehículo que conducían los sospechosos también se encontraba una joven de 22 años con la cual las autoridades decidieron no imponer medidas al respecto por lo que quedó en libertad.

Tras su captura fueron trasladados a Mar del Plata donde serán indagados por el fiscal Paulo Cubas, titular del área de Resolución Temprana de Conflictos, en el marco de la acusación que pesa en su contra por el delito de «lesiones graves en ocasión de riña».

Por el ataque a botellazos que sufrió Montín mientras se encontraba con amigos en el boliche marplatense, permanece internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital Privado de la Comunidad.

A pesar de la gravedad del coágulo que se le formó en la cabeza el joven mantuvo una estabilidad en su cuadro de salud, lo cual representa un buen aliciente para los profesionales del centro hospitalario.

Durante el mediodía de ayer el joven se despertó y, distintas fuentes, aseguraron que recordó el violento episodio que lo tuvo como víctima. De hecho, acusó una leve taquicardia que los médicos atribuyeron al «nerviosismo» de la dramática situación que vivió.

El paciente de 20 años se encontraba de vacaciones en Mar del Plata junto a su familia desde hace diez días y sufrió el ataque en la madrugada de este lunes después de una pelea en el sector VIP de Ananá con otro grupo de jóvenes de Rosario.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *