Country en Canning

El propio Juez Ramos Padilla participó del procedimiento, efectuado en un exclusivo country de Canning. Pese estar la causa bajo “secreto de sumario”, se pudo conocer detalles, algunos por demás de llamativos.

 

 

La presencia del vehículo en que se moviliza el Juez durante el sábado y domingo pasado, como también haber observado luces encendidas hasta altas horas de la noche que rebelaban la existencia de una actividad inusual en el Juzgado Federal de Dolores, por ello nos acercamos ayer a dicha sede procurando información, porque de alguna manera sospechábamos que podría tener relación con la denuncia que por exigir coimas se le hizo a un abogado, quien decía hacerlo en nombre del Fiscal Federal Carlos Stornelli.

Supimos entonces que esa actividad en el fin de semana estaba efectivamente relacionada con la mencionada causa, pero que el Dr. Alejo Ramos Padilla había impuesto a la misma “secreto de sumario” y por lo tanto no iba a suministrar ningún tipo de información a la prensa.

Es de recordar sobre el caso, que la semana pasada se conoció que Pedro Etchebest, un productor agropecuario, denunció en el Juzgado Federal de Dolores al abogado Marcelo D’Alessio, por exigirle éste un pago de una importante suma en dólares para no ser involucrado en la denominada “Causa de los Cuadernos”, manifestando el denunciado que lo hacía en nombre de Fiscal Federal Carlos Stornelli. El denunciante acompañó su denuncia con imágenes y grabaciones que la sustentaban, entre ellas un pago de un adelanto de 15 mil dólares sobre la suma que le había sido requerida.

Ahora bien, pese al “secreto de sumario” impuesto en la causa pudimos conocer de fuentes cercanas a la investigación, que el pasado miércoles se concretó un allanamiento en la vivienda de Marcelo D’Alessio en el exclusivo country “Saint Thomas”, en Canning, procedimiento que duró más de 10 horas (entre las 19 del miércoles y las 5,30 del día siguiente) y que contó con la presencia del Juez Ramos Padilla, interviniendo personal de su Juzgado y efectivos de Prefectura y de la Policía Federal.

Aparentemente la no participación en el allanamiento de personal especializado y que lo hiciera el propio Juez con el suyo, se debió a la sospecha que algún sector de inteligencia de los que operan en el país le pudiera avisar al investigado de la medida que se iba concretar.

Pudimos saber sobre el allanamiento, que se secuestraron 40 cajas con importante “documentación de inteligencia”; una credencial de la DEA (Administración para el Control de Drogas, agencia del Departamento de Justicia de Estados Unidos) a nombre del abogado y cuya autenticidad se investiga: elementos varios de “altísima tecnología” para grabar audios y vídeos, como también cámaras personales para filmaciones ocultas; y gran cantidad de armas, entre ellas una escopeta de repetición para 16 cartuchos marca Kel Tec KSG calibre 12, con mira, que al decir del personal de seguridad que acompañó el procedimiento no habría otra igual en el país, resultando llamativo que se pudiera tener autorización para su tendencia.

También pudimos conocer que el análisis de la documentación incautada como la desgravación de las conversaciones obrantes en distintos audios, los está realizando en forma manual los empleados del Juzgado, sin asistencia tecnológica de ningún tipo, ni intervención de organismos especializados, dado las dificultades que presenta la investigación y los posibles intereses en el caso de algunos de los organismos de inteligencia que operan en nuestro país.

Por último se nos dijo, que los casos y elementos que han trascendido en distintos medios de prensa a nivel nacional, “revelan todos pruebas que están el expediente”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *