Hidalgo

 

Ni el dolorense Diego Hidalgo (derecha) ni Joaquín Solaberrieta (izquierda) tenían la obligación de ir a consolar al desolado Enzo Fernández. Nadie les iba a reprochar que estén celebrando. Después de todo habían obtenido él logro de sus carreras quizás y lo normal es festejar. Y mucho. Tenían motivos más que suficientes para no acordarse del “perdedor”, pero así y todo se acercaron a darle una palabra de aliento al jugador que los había vuelto locos.

Nada ni nadie podía levantar a “Chimba” del piso, pero ese gesto vale muchísimo. Como los aplausos de la parcialidad de Boxing Club en la retirada de los jugadores de Círculo Deportivo. Después cada uno festejó y lloró a su tiempo, porque de eso se trata. De ganar y perder, pero sin olvidarse que algunos veces toca estar arriba y otras no. Esta foto es un oasis en el desierto de incidentes, malos arbitrajes, agresiones y demás momentos que pasaron en este Federal. Ojalá saliera en los medios nacionales porque esto también es el fútbol del interior.

Foto: Mirta Velázquez – La Opinión Austral.

Fuente Pasión Federal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *