carta lectores-24-10-2014

Sobre el cierre “reestructuración” de los Hogares.

 

 

Ante el parte de Prensa en el cual se informa que el Municipio se encuentra reestructurando los Hogares Convivenciales de Niños, Niñas y Adolescentes, habiendo ya dado de baja el convenio con la Provincia de Buenos Aires; y considerando que la función del psicólogo no se agota en el tecnicismo de su práctica, sino que por el contrario, formado en una lectura de la realidad que tiende a ser totalizante y comprensiva, es consciente de su responsabilidad ética como intelectual frente a esa sociedad que lo reclama, y queda por consiguiente a su disposición para asistirla en sus demandas de ayuda psicológica y para lograr, al mismo tiempo, una mayor comprensión del contexto en el que lleva a cabo su tarea por tal motivo es que este grupo de profesionales queremos expresar a la comunidad:

El sistema de protección integral es el conjunto de políticas que consideran al niño, niña y el adolescente como un sujeto activo de derechos, en un sentido abarcativo de los mismos y a lo largo de todo su crecimiento. Define las responsabilidades de la familia, la sociedad y el Estado en relación a los derechos universales y especiales por su condición de personas en desarrollo.

Que el Sistema de Promoción y Protección Integral de Derechos del Niño regulado por la Ley 13298 tiene la facultad a través de sus Servicios Locales de adoptar lo que se ha dado en llamar medida de abrigo. Esta medida con control de legalidad está destinada a la protección de los niños, niñas y adolescentes que han sido víctima de distintas vulneraciones o violaciones a sus derechos. En muchas ocasiones, cuando no hay grupo familiar o referencia afectiva que pueda alojar a estos niños durante el transcurso de la medida, la misma debe efectivizarse en hogares convivenciales. Sólo puede admitirse el ingreso de estos niños en hogares conveniados con el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, el cual tiene la superintendencia de estos hogares a través del Servicio Zonal. Por lo cual no es cierto que dando de baja el convenio, se pueda contar con los hogares para el ingreso de los niños de nuestra comunidad, debiendo ejecutarse la medida para con estos niños en otras localidades de la provincia.

Tampoco nuestro Municipio ha conveniado con el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia respecto al Programa Familias Solidarias, el cual ofrece una alternativa a la institucionalización de niños con medida cautelar.  De esta manera, el Municipio estaría expulsando a estos niños, con quienes debe trabajarse la revinculación familiar durante el tiempo que dure la medida administrativa, lo cual se vería obviamente dificultada de deber alojarse en diferentes localidades de la provincia.

Desde nuestra práctica entendemos que las manifestaciones del parte municipal denotan una lógica de pensamiento etnocentrista, arcaica y obtusa. No creemos que desde el Municipio se desconozca el trabajo que realiza el Servicio Local Municipal en pos de la restitución de derechos de estos niños, que no se diferencian en su problemática de los niños de otras localidades: se trata de sujetos en formación, cuyos derechos se han visto vulnerados, cuya integridad física y psíquica ha sido puesta en riesgo o violentada.

Se trata de problemáticas que para su correcta atención requieren de conocimientos específicos. En la actualidad, se apunta a que en cualquier hogar convivencial se trabaje y se asista a los niños, niñas y adolescentes alojados a través de EQUIPOS TÉCNICOS INTERDISCIPLINARIOS (incluyendo disciplinas como la psicología, psicopedagogía, trabajo social, sociología, entre otros). No obstante, en nuestro municipio en los últimos años no se han realizado las inversiones necesarias para la conformación y capacitación de estos equipos, pese a las indicaciones que profesionales de los servicios zonales y locales de nuestra ciudad han manifestado.

Surge entonces un segundo inconveniente. No solo no hay Equipos Técnicos en ningún Hogar de niños, sino que Dolores tampoco cuenta con un Servicio de Salud Mental conformado, para poder responder desde las especialidades de Psiquiatría y Psicología a esas problemáticas. Hay un grupo de Profesionales en el Hospital que hacen lo que pueden con la poca partida que se les destina, y las listas de espera en ambas especialidades tanto para niños, adolescentes y adultos son  largas.

Consideramos que es por estas dos grandes razones fundamentalmente que estas chicas/os “nos complican el desenvolvimiento”. Porque desde la lógica de esta gestión no se invierte en el tratamiento específico de estas problemáticas, con Equipos Técnicos,  como así tampoco se invierte en la capacitación del personal de nuestros hogares. El personal que trabaja en los hogares también necesita herramientas para poder intervenir con niños/as y adolescentes que han sido violentados, abusados, y abandonados, problemáticas estas que como comunidad no nos son ajenas.

No se necesitan ni rejas ni puertas cerradas, ni guardianes en las puertas para controlar, se  necesita personal capacitado en la problemática, profesionales en cada uno de los hogares, y un Servicio de Salud mental consolidado, siguiendo los lineamientos que la Ley Nacional de Protección Integral de Derechos de niños niñas y adolescentes; la ley Nacional de Salud Mental y la Convención de Derechos Humanos postulan.

En definitiva se trata de personas en constitución que además para que lleguen a un hogar convivencial muchos de sus derechos han sido vulnerados incansablemente, por su familia, el contexto y nuevamente por el estado.

 

Profesionales de la Salud Mental de Dolores

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *