Un grupo de alumnos de la Escuela N° 1 “Juan Vucetich” y Anexo 3011, bajo la conducción de la docente Mabel Maldonado, elaboraron el Proyecto “Escribamos en la Tierra”, realizando unos lápices plantables con elementos orgánicos y biodegradables de manera “casera” usando lápices y papel de diario al cual en el extremo superior rellenaron con semillitas de aromáticas.

Los mismos fueron entregados a las personas para concientizar sobre la alimentación sustentable y saludable, pero a su vez intentando dejar el mensaje que es muy importante el cuidado del medioambiente.

Los jóvenes sostuvieron “Nosotros pensamos que los lápices cuando se terminan se dejan de lado o se tiran. Si logramos que ese lápiz vuelva a la tierra de alguna manera después de que no sirva más, podríamos ayudar a “reciclarlo” y convertirlo en una plantita que sea útil para nuestras casas, barrio, etc.

También podríamos saber qué comemos y hacerlo de una manera sustentable si muchas personas hacen lo mismo. Para esto pedimos ayuda al INTA y nos asesoró la Ingeniera Julia Pettinari para saber cómo trabajar las semillas y las futuras plantitas.

Por otro lado cuidaríamos el medioambiente y lo valoraríamos más entre todos.

También es importante saber que de una semilla se pueden producir muchos alimentos que son ricos en vitaminas y nutrientes. Este es un primer paso, también nos gustaría proponer que en nuestra ciudad y en los espacios públicos cercanos a nuestros barrios donde hay plazas, plazoletas se incorporen plantas tanto que sirvan como alimento y también ayuden por ejemplo con el control de plagas (mosquitos, etc) de manera natural. Vemos que siempre se plantan flores, las cuales muchas mueren en invierno y se reemplazan por otras. Sería lindo ver plantas aromáticas y por qué no de frutas. Queremos que el alimento esté alcance de la mano de quién lo necesite, hay mucha tierra disponible que no produce alimento.

Pensando más a largo plazo nos gustaría reciclar los desperdicios de la “basura” orgánica para que pueda ser “reutilizadas” por ejemplo las cáscaras en té, los tomates que son de verano y no crecen en nuestra zona naturalmente puedan ser deshidratados, lo mismo con las berenjenas, bananas, etc. Todas estas cosas ya están en el mercado pero son caras y paradójicamente se hacen con “deshechos” (que de ninguna manera se deberían considera así.

Saber qué comemos, cuándo comemos (sin pesticidad, agregados, etc) para eso planteamos este proyecto para no tener más hambre y enfermedades producto de todo lo antes mencionado en nuestra ciudad.

Si pensamos de dónde proviene mucho de los alimentos ¿por qué no pensar que podemos comenzar a producirlos para nuestro consumo?

Este proyecto ha comenzado con una semilla y tal vez con los años logremos convertirlas en muchas plantas que sacien no sólo el estómago sino también la dignidad de poder llevar adelante una vida un poco más sustentable y amigable con el medioambiente”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *