Se recordó ayer un nuevo aniversario del nacimiento del Padre de la Patria en el Mar.

La Delegación Dolores del Instituto Nacional Browniano realizó un emotivo acto frente al monumento que lo recuerda, en la Plaza 25 de Mayo sita en calles Mitre y 25 de Mayo.

Nacido en en Foxford, Reino de Irlanda, el 22 de junio de 1777, en el seno de un hogar de humildes labriegos.

De raigambre profundamente católica, emigró con su familia a Estados Unidos, precisamente a Filadelfia evitando así la persecución religiosa y la pobreza, con la esperanza puesta en una tierra más generosa y fértil. Al poco tiempo de llegar, quedó huérfano con sólo 9 años de edad. Fue así que se embarcó como grumete en un navío estadounidense. Adquiriendo, tras 10 años de navegación, una admirable pericia, cualidad descollante de su personalidad de marino.

Abrazó la causa de Mayo como propia, cuando en marzo de 1814 el Director Don Gervasio Antonio Posadas le confirió el grado de Teniente Coronel de Ejército y comandante de la Marina del Estado y lo puso al frente de la escuadra para que defendiese la libertad y el honor argentino.

En marzo de 1814 recuperó la Isla Martín García de las fuerzas enemigas.

Del 14 al 17 de mayo de 1814 destruyó la flota realista en el recordado combate del Buceo en Montevideo, asegurando la conquista definitiva de las aguas del Río de la Plata, libre de la dominación hispana. Recordando ese combate, se instituyó el 17 de mayo, como el Día de la Armada Nacional.

Terminada la campaña de 1814 emprendió Brown con la fragata Hércules una campaña de corso por aguas de Chile, Perú, Ecuador y Colombia, que se inició a fines de 1815 y abarcó hasta mediados de 1816. Llevó las ideas de libertad de la Revolución de Mayo hasta aquellas regiones y fue precursor de la gesta libertadora que llevaría a cabo San Martín. Cuando regresó a Buenos Aires, no quiso tomar parte en conflictos internos y se retiró a su hogar, dedicándose al comercio.

En 13 de diciembre de 1828, el General Lavalle, que mediante un acto revolucionario acaecido el 11 de diciembre nombró al Almirante Brown como Gobernador Delegado de esa provincia. Renunciando el 13 del mismo mes a raíz del fusilamiento de Dorrego, por quien había formulado un pedido de clemencia.

Retirado en su quinta de Barracas –Casa Amarilla- fue visitado por el almirante Grenfell, quien había sido su adversario en la guerra contra el Brasil. Al manifestarle aquél cuan ingratas eran las Repúblicas con sus buenos servidores, el anciano Almirante contestó: -señor Grenfell, no me pesa haber sido útil a la patria de mis hijos; considero superfluos los honores y las riquezas cuando bastan seis pies de tierra para descansar de tantas fatigas y dolores-.

Finalmente falleció a los 80 años de edad el 3 de marzo de 1857.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *