DSC_0059TAPA

Lo dijo durante el acto de recordación del 35º aniversario de la balsa Atlantis, realizado ayer en nuestra plaza Castelli, y que contó con la presencia de altas autoridades de la Armada Argentina, de Prefectura, de la Municipalidad y numeroso público.

 

Se realizó ayer en la plaza Castelli el acto de conmemoración del 35º aniversario de la travesía de la balsa “Atlantis, que contó con la presencia de Secretario General de la Armada, Contraalmirante Gustavo Jorge Iglesias (en representación del Jefe del Estado Mayor); el Director de Relaciones Institucionales Contraalmirante Diego Eduardo Suárez del Solar; autoridades municipales, de fuerzas de seguridad, numerosas instituciones locales, provinciales y nacionales, abanderados de distintos establecimientos educativos y una importante presencia de público.

DSC_0054A

Tras su ingreso al lugar central de conmemoración quienes fueron tripulantes de Atlantis, Alfredo Barragán (Capitán), Jorge Iriberri, Horacio Giaccaglia, Félix Arrieta y Daniel Sánchez Magariños, el locutor oficial reseñó las numerosas adhesiones recibidas, tras lo cual en nombre de la Marina hizo uso de la palabra el Capitán de Corbeta Sergio Ezequiel Zepetich, quien dijo de Atlantis: “Tal vez podamos pensar que la Armada Argentina se interesó en este proyecto simplemente porque era una expedición en el mar. Pero aquellos marinos que compartieron la visión de los expedicionarios, entendieron el proyecto en su más profunda e íntima verdad. La preparación personal, la disciplina, el estudio permanente, el aprovechamiento de los recursos disponibles, generalmente escaso, y el sacrificio personal en favor de ideales superiores, no solo son características del explorador.

DSC_0035A

También son valores que la Armada Argentina prioriza en la formación de sus integrantes. Los cinco tripulantes de la Balsa Atlantis convivieron 52 días entre ellos y con el océano atlántico, dispuestos a enfrentar cualquiera de las contingencias que el tiempo pudiera presentarles. Atlantis alberga en su seno los más puros preceptos, disciplina, compañerismo, patriotismo, arrojo, prudencia y perseverancia. Estos valores y su combinación con la más firme convicción de las capacidades propias, y la correcta planificación, aseguraron que el nombre de Atlantis siga vigente hasta el día de hoy”.

DSC_0033A

De su parte el Intendente Camilo Etchevarren señaló: Atlantis nació en Dolores, está en Dolores. En estos tiempos, ese mensaje vigente que existe y perdura a 35 años, “que el hombre sepa que el hombre puede”, refleja ese espíritu de luchar por los sueños, de que vale la pena, y de que uno cuando lucha y trabaja con perseverancia, con planificación, y con muchísimo esmero, los sueños se cumplen. Ese es el mensaje que encierra Atlantis y que en estos tiempos difíciles perdura y perdurará por siempre, sobre todo en las generaciones futuras”.

DSC_0024A

 

Como cierre del acto hizo uso de la palabra Alfredo Barragán, quien con signos de evidente emoción señaló: “A esta altura de la historia de Atlantis y de nuestras vidas no podemos otra cosa que agradecer. Creo que nosotros desde Atlantis tenemos la obligación y la alegría de vivir cotidianamente agradecidos. Atlantis superó absolutamente nuestras expectativas”. 

Y agregaba,35 años después Atlantis sigue navegando entre la gente (…). Y ya de viejos hemos aprendido que esto no ocurrió por lo que hicimos sino por como lo hicimos. Como un monumento al romanticismo, con la más absoluta pureza, los que estamos acá conocemos la balsa desnuda. Es como la ven, jamás dobló el codo para transar con formas distintas de hacer las cosas. La soñamos en este nivel de precariedad, de pureza, y la hicimos desde ese nivel de precariedad, de pureza. Y rescato esto, no porque hayamos hecho las cosas bien sino porque dio resultado. Enamorados de lo que estábamos haciendo fuimos poderosísimos y felices en la ejecución. Por eso nos corresponde hoy transmitir lo aprendido.

Debemos hermosear nuestros objetivos, nuestros procedimientos, nuestra forma de alcanzarlos. Tenemos que elegir objetivos y procedimientos que nos seduzcan a cada instante. Es la única forma en que vamos a ser felices y vamos a sostener la lucha por larga que ella sea, y la vamos a disfrutar cotidianamente por áspera que ella sea. A los 20 años hacíamos estas cosas así porque la sentíamos, la intuíamos así. A los 70 lo sabemos. Hoy sabemos donde anidan la fuerza y la alegría que nos permiten alcanzar los más grandes sueños. Y tenemos la obligación, en los 30 o 40 años que nos queda de vida a cada uno, de estar todos los días hablando de esto para transmitir, para convencer. Porque no estamos convenciendo nosotros. Convence el hecho irrefutable de Atlantis”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *