Celebrando la vida de Susana Locatelli

Nuestra querida Susana cumple sus 90 años y junto a ella queremos celebrar su vida, dando Gracias por tantos dones que ha puesto al servicio de toda la comunidad.

Haciendo un poco de memoria sobre su trayectoria queremos mencionar algunos de sus pasos.

Sin duda Susana es una de las personalidades más destacadas en la música, la promoción cultural, la docencia y la formación en nuestra ciudad de Dolores.

Susana y la música:

El piano, la flauta dulce y la música de cámara

En 1936 comenzó sus estudios de piano en Dolores a los siete años, con la profesora Natividad González. A los once, ingresó directamente a 4to año en el Conservatorio Santa Cecilia en Dolores y a los dieciocho egresó con el título de profesora.

En 1947 inició estudios de perfeccionamiento en Buenos Aires con la pianista Elsa Paggio de Tarelli viajando mensualmente. En 1949 recibió las clases quincenalmente hasta 1951, mientras cursaba sus estudios de nivel terciario en la Escuela Normal de Profesorado Nº1 de Buenos Aires.

En 1955 Ya en Dolores formó un dúo de piano con Perla Bécquer, con el asesoramiento del maestro Honorio Siccardi.

En 1959 hasta 1963 continuó sus estudios en Bs.As. con la pianista Dora castro.

En 1961 con su prima pianista Ana María Locatelli, alumna del Mtro. Roberto Caamaño, integra un dúo que alternadamente recibía clases con Dora Castro y Roberto Caamaño.

El maestro y compositor Honorio Siccardi transcribió para ellas dos obras escritas por él a dos pianos, Maeterlink y Pericón, para cuatro manos. Ambas fueron interpretadas en calidad de estreno, en conciertos brindados por el Dúo de Ana María y Susana.

En 1962 siempre con el estímulo del Mtro. Siccardi, se presentaron a concurso para aspirar a una beca de perfeccionamiento otorgada por el Mozarteum Argentino de Buenos Aires para pianistas violinistas y dúos de cámara a cargo de los maestros Carlo Gorini (piano) y Guido Lorenzi (violín), ambos de la Academia Cigiana de Roma. Ganaron la beca y los cursos se dictaron durante el mes de octubre en el Consulado de Italia. La asistencia diaria hizo que Susana solicitara una licencia por dos meses en la Escuela Normal de Dolores y se trasladara a Buenos Aires. El repertorio incluía obras compuestas para piano a cuatro manos, dúo poco frecuente.

En julio de 1964 su amigo y musicólogo Néstor Ceñal, de Ayacucho, la invitó para participar de las actividades de la Escuela Municipal de Música de esa Ciudad, que en labor conjunta con el joven violista Tomás Tichauer (integrante de la Camerata Bariloche) se habían iniciado recientemente. También se inició la catedra de guitarra: Mtro. Ricardo Molinari. La Escuela Municipal de Música de Ayacucho fue la base del actual conservatorio, que expide título con validez nacional. Desde ese día hasta noviembre de 1975 viajó semanalmente de Dolores a Ayacucho. Tuvo a cargo los cursos de iniciación musical y flauta dulce para niños y piano para los que inscribían en dúo de cámara con Tichauer; Ezequiel Recondo y Ricardo Graetzer. En esa escuela en agosto de 1965 se formó el dúo Tomás Tichauer y Susana Locatelli.

En 1965 reinicia sus clases de piano con Claudio Kanz.

Su gusto por la labor en dúo de cámara le brindó la posibilidad de acompañar a Enzo Gieco (flauta traversa) Ezequiel Recondo (fl. dulce y traversa), Ricardo Graetzer (fl. Dulce y clarinete), Antoni Soiller (violín), Andrés Soiller (oboe), Roberto Britos (tenor), Luis Bragato (bajo), Ana María Osorio (soprano).

En 1967 fundó en Dolores la Escuela Municipal de Música con curso de flauta dulce, a su cargo, perfeccionamiento de piano con Silvia Natiello, música de cámara con el cellista Andrés Mouruox, coro de niños y adultos con Ricardo Graetzer. Con jóvenes flautistas formó el Cuarteto de Flautas dulces “Honorio Siccardi”. Con ese plantel docente se mantuvieron las cátedras hasta 1968 y 1969.

Entre 1967 y 1968 tuvo la oportunidad de participar en los cursos de música de cámara del Maestro Ljerco Spiller, en el Collegium Musicum de Buenos Aires. En cumplimiento de su labor docente del Ministerio de Educación con tareas desempeñadas en la Capital le permitió la asistencia semanal y compartió las clases con cantantes, violinistas y otros instrumentos.

Hasta 1992 se mantuvieron las clases de flauta dulce con la participación de Sergio Siminovich, Horacio Lapidus y Daniel González.

Con los músicos que se desempeñaron como docentes se ofrecieron micro-conciertos escolares para alumnos de escuelas primarias y secundarias de distintas localidades.

El dúo Tichauer Locatelli se mantuvo desde 1964 hasta 1985 actuando en localidades de la Provincia de Buenos Aires y en el interior del país. Muchas obras de su repertorio para viola y piano fueron primera audición en nuestro país. George Enescu, Frank Bridge Darius Miloh.

 

Formación y Actividad docente.

En 1948 se recibe con el título de Maestra Normal. Como alumna aventajada recibe el premio a la egresada con mejor promedio.

En 1951 se recibe de Profesora Normal en Ciencias. En 1952 comienza a trabajar en la Escuela: dicta cátedras de Historia, Literatura, Matemáticas, Psicología, Pedagogía, Biología, Geografía, Cultura musical. En 1960 es designada Vice directora. En 1970 se crea el Profesorado para la Enseñanza Primaria (PEP), por iniciativa de la Directora Sra. Cecilia Galli de González y ella misma. En 1972 asume como directora hasta el 31 de diciembre 1990 año en que se jubiló. Dicta cátedra de Matemáticas en el PEP.

En 1979 promueve el Encuentro Nacional de las Letras y las Artes. En 1980 Inaugura el Patio de la República de la Esc. Normal. En 1984 impulsa tres revistas orales: El Idioma, La Energía y la Educación Física.

En 1987 es designada Presidente Honoraria de la Comisión Ejecutiva de Homenaje al Centenario de la Escuela Normal y participa activamente en todos los eventos culturales y recreativos.

En 1988 la Asociación de Ex alumnos del Prof. De  Enseñanza Primaria le otorga el premio “Juana Paula Manso” por su destacada trayectoria en la docencia.

Ha instituido el premio al mejor Promedio de Práctica de la Enseñanza del Profesorado de Matemática y a partir del año 1991 entrega el premio “Celia Galli de González” al mejor promedio de Práctica de la enseñanza, del Profesorado de Biología.

Podríamos seguir mencionando su valiosa participación en agrupaciones como la Asociación Sanmartiniana, el grupo Artis, su labor como Catequista, su silenciosa solidaridad con muchos que necesitaban recursos materiales para realizar sus estudios, o simplemente tener un poco de calor en su casa. Sabemos que su espíritu musical irradia en nuestra Dolores actual.

¿Cómo no recordarla siempre con una sonrisa y un compromiso? Su vida nos ayuda ser valientes y no claudicar con los proyectos enaltecedores para nuestra comunidad, fundando y sosteniendo acciones en el Arte, la Ciencia, la Docencia y la Solidaridad.

¡¡¡Querida Susana; GRACIAS!!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *